Tu socio para la constitución de sociedades en Andorra

Andorra ya no es un paraíso fiscal, pero sigue conservando su atractivo para las inversiones

Andorra ya no es un paraíso fiscal, pero sigue conservando su atractivo para las inversiones

Atrás queda el tiempo en que Andorra estaba incluida en la lista de paraísos fiscales europeos. La reforma del sistema fiscal y la creación de un sistema tributario homologable al europeo han propiciado la salida de esta lista, aunque nuestro país sigue siendo altamente atractivo para las inversiones extranjeras.

Facilidades a la inversión extranjera

Las empresas y sociedades que deseen asentarse en Andorra lo tienen muy fácil ahora. Aunque sigue siendo imprescindible contar con una sede física en el país y un trabajador en activo, se han eliminado las exigencias de participación nacional en el negocio. Los impuestos con bajos tipos y la firma de convenios con España, Francia y otros países para evitar la doble imposición nos convierten en una ubicación ideal para empresas o filiales.

Impuesto de sociedades del 10%, como máximo

Uno de los principales incentivos promovidos por el Gobierno Andorrano radica en el establecimiento de un impuesto de sociedades del 10% sobre los beneficios obtenidos, porcentaje que en algunos sectores es incluso menor y ¡se queda en solo el 2%! Además, las sociedades pueden beneficiarse de dispensas específicas durante los dos primeros años de creación.

Especial atractivo para empresas con carácter internacional

La transparencia fiscal a nivel europeo y la baja carga impositiva, hacen de Andorra una opción excelente para negocios orientados al comercio internacional, a la inversión financiera o para filiales de exportación.

Si te estás planteando empezar un negocio en estos ámbitos, o ya tienes el tuyo pero se te hacer duro soportar la elevada fiscalidad española, Andorra puede ser una excelente solución para ti.

Consúltanos sin compromiso y te informaremos de todas las ventajas fiscales que ofrece Andorra para que puedas convencerte de su alta competitividad a nivel europeo, siempre dentro del marco legal establecido. ¿Lo hablamos?