Tu socio para la constitución de sociedades en Andorra

Los impuestos en Andorra

Los impuestos en Andorra

La evolución de las actividades y la estructura económica de Andorra, ha supuesto un desarrollo en paralelo • lel del sistema tributario andorrano. El cambio más significativo ha sido el paso de un sistema de impuestos basado casi exclusivamente en tasas indirectas, a la implementación de unos impuestos directos.
¿La ventaja? Esta imposición directa es homologable con el resto de los países del mundo.

¿Cuáles son las entidades recaudadoras de impuestos en Andorra?

En Andorra los impuestos se recaudan por medio de los Comunes (ayuntamientos) y el Gobierno.
Los comunes son los encargados de hacer efectivo el recaudo de los impuestos correspondientes a:

  • “Foc i Lloc”.
  • La propiedad inmobiliaria.
  • Los rendimientos arrendatarios.
  • La radicación de actividades comerciales, empresariales y profesionales.
  • Los gravámenes sobre la construcción.

En cuanto a M.I. Gobierno de Andorra, es el responsable de la recaudación de los impuestos siguientes:

  • El impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF).
  • El Impuesto sobre la renta de los no residentes fiscales.
  • El impuesto sobre sociedades.
  • Impuesto General Indirecto (IGI).
  • Impuesto sobre las plusvalías en las transmisiones patrimoniales inmobiliarias.
  • Tasa sobre la tenencia de vehículos.
  • Tasas de la Oficina de Marcas.
  • Tasa sobre el registro de titulares de actividades económicas.
  • Tasas judiciales.
  • Tasa sobre el juego del bingo.

Menos presión fiscal; condiciones homologables

Estos son los impuestos que actualmente (2020) configuran el marco fiscal de Andorra, y lo hacen homologable al resto de países de la Unión Europea y la OCDE.
Con todo, los impuestos aplicados a Andorra son sensiblemente más bajos que en el resto de países vecinos, lo que convierte nuestro Principado en un país realmente atractivo para la realización de inversiones.

Estas ventajas fiscales son especialmente interesantes para empresas tecnológicas, de salud y bienestar, educación, deporte y turismo y empresas dedicadas al comercio internacional. Las características de esta tipología de negocios hacen que Andorra sea un país idóneo fiscalmente y les permita disfrutar de una menor presión fiscal en sus cierres contables.