Tu socio para la constitución de sociedades en Andorra

Aumenta el número de solicitudes de inversión extranjera en Andorra durante el primer semestre de 2021

Aumenta el número de solicitudes de inversión extranjera en Andorra durante el primer semestre de 2021

Después de un año 2020 totalmente atípico, en el que la actividad económica también se ha visto fuertemente alterada a causa de la pandemia por coronavirus, las solicitudes de inversión extranjera en Andorra presentaron un buen ritmo de crecimiento durante el primer semestre de 2021.

Los datos mostrados por el Ministro de Economía hace pocos días revelan un aumento de las autorizaciones de inversión directa: se han otorgaron 535 autorizaciones, un 93 % más frente al mismo período en 2019 y un 254 % respecto 2020.

Estas cifras ponen de manifiesto que la desaceleración de 2020 no representa peticiones perdidas, sino que fueron retrasadas a causa de la pandemia.

Recordemos que Andorra cuenta, desde 2012, con la Ley 10/2012, de 21 de junio, de inversión extranjera en el Principado de Andorra, creada con el fin de impulsar y diversificar la economía del país.


Tabla de contenidos:

    1. La demanda de inversión extranjera aumentó en 2020 en Andorra

      Crece el volumen de inversión en el primer semestre de 2021

      España y Francia son los países que más quieren invertir en Andorra

      Tipos de resolución de solicitudes de inversión extranjera

      Un marco regulador transparente y homologable


La demanda de inversión extranjera aumentó en 2020 en Andorra

En total se presentaron 671 solicitudes, lo que representó casi un 15 % más que en 2019. De estas, 637 obtuvieron un resultado favorable, 2 se encontraban en curso al cerrar el año, 7 fueron denegadas y 25 caducaron.

En 2019, se contabilizaron un total de 584 expedientes, el número más bajo de solicitudes recibidas desde el 2014. Los años en los que más solicitudes se presentaron fueron 2015, 2016 y 2017 (años en los que se superaron las 700 solicitudes).

En 2020, pese al incremento en el número de demandas, el capital inicial declarado (es decir, el importe que el inversor extranjero refleja como necesario en su plan de negocio para iniciar su actividad y establecerse) representó un 36 % menos que en 2019. El año pasado fue de 215.548.228 € mientras que en 2019 fueron 336.917.845 €, del total de las solicitudes presentadas. La pandemia y la ralentización de la economía propiciaron la contención de la inversión, que tal como hemos visto, se recuperado durante el primer semestre de este año.

Tanto en 2020 como en el primer semestre de 2021, los sectores económicos más solicitados son la prestación de servicios, el patrimonial y la comercialización de productos.

Crece el volumen de inversión en el primer semestre de 2021

La tramitación de peticiones de inversión extranjera es necesaria para operaciones societarias, como la creación de una nueva empresa en Andorra, la adquisición de más de un 10 % de acciones o participaciones de una sociedad andorrana, la modificación sustancial del objeto social de una empresa o la voluntad de efectuar una ampliación de capital.

Durante el primer semestre de 2021, el volumen de inversión alcanzó los 444 millones de euros, lo que representa una media de 830.000 € de inversión por negocio. A estas cifras, hay que añadir los 80 millones de inversión extranjera en inmuebles.

Estas cifras son realmente positivas después del cierre de un año 2020 en el que el volumen de inversión se vio seriamente frenado por la coyuntura económica a causa de la pandemia.

  • De los 637 expedientes favorables en 2020, se llegaron a formalizar 417. Así que, aunque en 2019 se presentaron menos solicitudes, se formalizaron más (un total de 458), lo que supone una caída del 9 % en 2020.
  • El volumen de inversión inicial declarada en las solicitudes formalizadas en 2020 fue de 133.831.574 €, cifra que representa un -51,61 % respecto al año anterior en el que se llegó a 276.796.872 €.
  • Por ámbito empresarial, se formalizaron 276 solicitudes de prestación de servicios, 73 en el sector patrimonial, 42 en el de comercialización (venta al detalle y al por mayor) y 26 de otros sectores.
  • No hubo ninguna solicitud formalizada para inversiones de cartera (en 2019 se registraron dos solicitudes formalizadas, que significaron el 25,3 % del total la inversión inicial declarada).
  • En volumen de inversión inicial de las solicitudes formalizadas, el sector que más peso tuvo en 2020 fue el de las empresas patrimoniales (53,5 % del total), seguido por las de promoción inmobiliaria y construcción (22,6 %) y en tercer lugar la de prestaciones de servicios (17,4 %).

[Si quieres conocer la evolución de los años anteriores, consulta el artículo: la inversión extranjera en Andorra aumenta en 2019.]

España y Francia son los países que más quieren invertir en Andorra

Los países vecinos son los que más solicitudes han presentado desde que se aprobó la ley de inversión extranjera. De las peticiones formalizadas en 2020, 225 provienen de España (+7) y 86 de Francia (-18). Cabe destacar que Gran Bretaña aumentó hasta llegar a 16, cambiando la tendencia del año anterior en que solo fueron 5. Las solicitudes totales provenientes de Rusia han ido cayendo progresivamente pasando de 26 en 2014 a solo 2 en 2020.

Tipos de resolución de solicitudes de inversión extranjera

Una vez que los expedientes entran a trámite en el gobierno de Andorra, pueden acabar en cuatro estados: favorables, denegados, en curso o caducados. Una vez presentada la solicitud, la administración cuenta con un mes para resolver el expediente, considerándose el silencio administrativo como una resolución positiva.

  • Solicitudes favorables o autorizadas: son las que pueden llevarse a cabo. Desde su resolución, el inversor dispone de 6 meses para formalizar la inversión frente a un notario andorrano (con opción a una prórroga de 3 meses).
  • Solicitudes denegadas: son las que han recibido un informe negativo por parte del órgano competente encargado de la evaluación de la solicitud. Los motivos más frecuentes de denegación son la obtención de un informe negativo sobre la prevención de blanqueo de capitales o porque se considera que representen un perjuicio para el orden público y económico.
  • Solicitudes caducadas: son aquellas que, tras dos meses en estado de suspensión a la espera de completar la información necesaria o complementaria demandad por la administración, no completan el expediente.
  • Solicitudes en curso: son aquellas que se han presentado a la administración cuyo expediente está siendo revisado por la misma.

Un marco regulador transparente y homologable

La entrada en vigor de la ley de inversión extranjera permite desde 2012 la constitución de empresas o la participación en empresas existentes con el 100 % de capital extranjero. Esta ley nació con la voluntad de impulsar el crecimiento económico atrayendo nuevas empresas y talento al país. A la vez, permitió diversificar la economía atrayendo a nuevos sectores económicos y ampliando los existentes con nuevas empresas que vienen a establecerse a Andorra. Un claro ejemplo de esto es el reciente anuncio de la multinacional farmacéutica Grifols, que establecerá un centro de investigación pionero en el Principado.

Paralelamente, la ley de inversión extranjera permitió que el Andorra se abriera a más mercados. Para esto, ha sido clave también la firma de acuerdos de doble imposición con países de la Unión Europea (lista de países que se va ampliando paulatinamente). Así, las empresas extranjeras que se establecen en el país pagan impuestos solo en el país en el que se radica la compañía (con la ventaja añadida de que los impuestos son menores en Andorra).

Te puede interesar nuestro artículo al respecto: Andorra ampliará el listado de países con los que tiene convenio de doble imposición

El 2020 fue un año atípico en todos los sentidos. Sin embargo, este contexto no frenó el interés de las empresas extranjeras para establecerse en Andorra, buscando una menor presión fiscal para sus empresas y sociedades.

El primer semestre de 2021 arroja unas cifras realmente positivas que demuestran que el 2020 fue solo un pequeño paréntesis en la creciente evolución del crecimiento de la inversión extranjera en Andorra.